Espacios Turísticos

   Hojas Jaboncillo ofrece emoción, descubrimiento y recorridos de espacios naturales y turísticos, es un destino inigualable.

Lo que puedes vivir con tu familia

imagen6

Arqueomuseo

  • Admirar las sillas manteñas originales.
  • Conocer el patrimonio arqueológico de los manteños que habitaron la Antigua Ciudad de los Cerros.
  • Vibrar con el recorrido de la exposición museográfica y virtual de: La Misteriosa Ciudad de los Cerros Hojas Jaboncillo.
  • Descubrir los procesos de investigación y restauración en las reservas del Arqueomuseo.
  • Descansar y disfrutar en la plazoleta y los jardines del Arqueomuseo.
  • Adquirir artesanías durante los días de feria.

museo-de-sitio-2

Museo de Sitio

  • Capturar la fotografía del ceibo más grande y exótico.
  • Mirar el paisaje más impresionante del río de Portoviejo.
  • Oler el bosque tropical seco.
  • Descubrir sus microcolores.
  • Sentir la altura del cerro.
  • Caminar sobre tierra.
  • Encontrar la paz y el silencio.
  • Estar más cerca del sol y la luna.
  • Pedalear tu bicicleta.

imagen9

Lo que puedes descubrir

  • El pozo prehispánico del encanto.
  • El taller prehispánico donde elaboraban las sillas manteñas.
  • La pirámide de la contemplación.
  • Los barrancos y las caminerias prehispánicas.
  • La casa de las vasijas.
  • El barrio prehispánico El camino del Puma.
  • La pirámide sagrada.
  • El área funeraria.

Lo que puedes disfrutar

  • El hermoso ascenso por medio de escaleras de madera nativa.
  • La narración de la historia de los antiguos pobladores de la Ciudad de los Cerros.
  • El Centro de Interpretación Picoazá, patrimonio vivo.
  • El Centro de Interpretación El Consejo de Caciques Manteños.

imagen7

Los selfies y fotografías que te puedes tomar

  • Con las imágenes de los caciques manteños a escala real.
  • Con las banderas barrocas de los gobiernos de San Pedro y San Pablo.
  • Con diversidad de aves.
  • En la silla manteña de ratán.
  • En las réplicas de piedra de las sillas manteñas
  • En el mirador, con el impresionante fondo de la costa manabita.
  • Junto a la flor del papayo macho.